acoso laboral

EL ACOSO LABORAL

Denunciar  por acoso laboral no siempre es fácil. La falta de pruebas puede ser  el principal un problema. Por esta razón, conviene saber QIE ES LO  QUE  dicta la ley y la manera de proceder para que la situación se resuelva de la mejor forma posible para todos. Pues esta circunstancia es bastante delicada tanto para la empresa en la que se trabaja como para la propia persona que la sufre.

No obstante, debes tener muy claro CUANDO  se determina que hay acoso y en qué situaciones no.

El primero de los requisitos para hablar de acoso laboral es que este sea sistemático y se prolongue en el tiempo. Asimismo, quienes realizan este acto deben tener comportamientos hostiles que están perjudicando al trabajador.

Ejemplos de comportamientos comunes del acoso laboral

Vamos a poner doce ejemplos

1-Agresión física, pequeños golpes, bofetadas,

2- insultos relacionados  con  raza, género, origen familiar, estatus social y preferencia política o sexual.

3-Comentarios hostiles y humillantes de descalificación profesional.

4-Amenazas injustificadas de despido hechas en público.

5-Descalificación humillante de propuestas u opiniones.

6-Burlas sobre la apariencia física o la forma de vestir.

7-Invasión de la intimidad. Mirar el móvil, o mensajes de correo

8-Órdenes extrañas distintas a las obligaciones laborales o exigencias desproporcionadas. O incluso ordenes contrarias

9-Citaciones constantes injustificadas para trabajar en horarios excesivos respecto a la jornada laboral, cambios sorpresivos de turnos y exigencia permanente para laborar domingos o días festivos sin fundamento objetivo.

10-Trato discriminatorio respecto a los demás empleados.

11-Negar permisos necesarios injustificadamente, como licencias por enfermedad o maternidad, calamidad doméstica y vacaciones.

O incluso no conceder permisos ordinarios que se conceden a otros trabajadores.

12-Envío de anónimos, llamadas telefónicas y mensajes virtuales con contenido injurioso, ofensivo o intimidatorio.

En fin, todos ellos claros ejemplos que  podemos ver en la jurisprudencia como acoso laboral

DOS VIAS DE RECLAMACIÓN

Denuncia ante la Inspección de Trabajo

Es muy importante en los casos de una denuncia por acoso laboral que el trámite se realice lo antes posible.  Para eso, se puede denunciar ante la Inspección de Trabajo  Y si el inspector constata que hay acoso se interpone una sanción a la Empresa que  NUESTRA EXPERIENCIA no suele ser eficaz por cuanto no se hace una verdadera labor investigadora, salvo en casos que estén muy claros y documentados.

 Por ello casi siempre  acudiríamos a la vía judicial.

Acudir por la vía judicial

La vía judicial  se puede iniciar directamente sin reclamación previa y sin acudir a la inspección de Trabajo.

El art. . 50 TRET,  nos permite como perjudicados  extinguir la relación laboral con la indemnización por improcedente, o el traslado e centro de trabajo.

Como cualquier procedimiento judicial  es muy importante poder aportar pruebas, que acrediten los hechos que denunciamo:

Gritos y conductas de desprecio  correos electrónicos repletos de amenazas, las llamadas fuera del horario laboral mensajes de whatsap.

También a ello podemos sumar si nos encontramos en  tratamiento por ansiedad o estrés que pueda estar realizando el trabajador  como consecuencia de la situación que esta viviendo en el trabajo .

También será importante  poder contar con alguno compañero de trabajo o incluso alguno que ya no este trabajando pero que haya sido testigo de la situación.

Es muy importante saben e que una demanda por acoso laboral es algo muy grave y que se toma en serio. Un delito de acoso laboral puede conllevar hasta 2 años de prisión según el Artículo 173.1. del Código Penal.

LA VIA JUDICIAL  PUEDE ABRIR LA VIA DE

Petición de la indemnización

Evidentemente  la denuncia  por acoso, debe llevar una reparación del daño. Dicha reparación por un lado debe ser económica  y por otro lado de medidas  para que no vuelvan a producirse.

Los daños mas habituales que podemos sufir con el acoso son

impacto psicológico: el acoso laboral mina lentamente la fortaleza física de la víctima. En los casos más graves, incluso se puede pensar en el suicidio

Efectos sobre la salud: la somatización es una de las consecuencias más inmediatas del acoso laboral, generando un importante impacto sobre la salud de la víctima, que se traduce en trastornos del sueño, problemas gastrointestinales frecuentes, alteraciones del sistema nervioso autónomo, migrañas, debilitación del sistema inmune, problemas metabólicos

Impacto en la vida familiar: silencios prolongados, cambios de humor, inhibición sexual y otros comportamientos que afectan tanto a la relación de pareja como a los hijos.

Consecuencias en la actividad social: lo mismo ocurre con su vida social y es frecuente que las víctimas del acoso laboral acaben por dejar de frecuentar a sus amigos, aislándose, o los pierdan por desarrollar conductas agresivas

Degradación de la actividad profesional: el acoso laboral no sólo puede llevar a la víctima a abandonar su trabajo, sino que además luego tienen serias dificultades para integrarse cuando acceden a un nuevo puesto de trabajo.

En los casos en los que las pruebas aportadas sean suficientes el trabajador  puede pedir una indemnización por daños y perjuicios.

Asimismo, puede haber varias medidas que se pueden adoptar. Se puede trasladar a tu cliente a otro puesto o centro de trabajo, exonerarlo de los servicios prestados o sopesar otras alternativas para que no tenga que desempeñar sus labores con los acosadores.
  

Para concluir : CUAL ES EL PRIMER PASO

Debemos ser consciente en nuestro día a día, la situación que estamos viviendo, y no por ser habitual o incluso por ser puNtual  darla como buena. Debemos saber identificar desde el principio la situación de acoso,  para poder actuar.

El primer paso va a ser siempre ponerse en manos de un abogado especializado, que nos va a marcar todo los pasos. Va a hacer una planificación de la situación y  como revertirlo, analizara si es solucionable con un mero requerimiento a la empresa para que actue con los trabajadores, o que paralice su intervención si es el jefe quien lo hace. El segundo paso que se pudiera dar sería presentar denuncia  en la inspección de trabajo,  y en ultima instancia la reclamación judicial

Además si contamos desde el inicio con un asesoramiento jurídico especializado, nos orientara sobre la necesidad o no de la baja laboral, de instar modificación del contrato o incluso la extinión del mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

19 − diez =